El Taller

 

Victoria de Talhora teje con un mimo especial cada una de sus piezas. Nuestros telares de lanzadera tradicionales nos permiten elaborar productos únicos y lograr un acabado de alta calidad con bordes sin costuras, siguiendo el más estricto proceso de control de calidad.

Nuestro maestro tejedor nos ha ayudado desde el inicio de Talhora y acumula más de 40 años de experiencia. Ahora, su hija, que creció jugando entre los telares de la fábrica, conoce a la perfección el arte de las técnicas tradicionales de tejido y es actualmente el relevo natural de su padre.

En nuestro taller de Altea realizamos los acabados de cada pieza de forma totalmente manual. Lavamos y secamos al aire libre, cortando las franjas y rematando cada pieza a mano antes del planchado. El rematado, el lavado, suavizado, etiquetado y planchado se convierten en un arte que marca la diferencia.

Finalmente nuestros productos son expuestos en nuestro Showroom permanente en Altea o en alguna de las tiendas o grandes almacenes de nuestros clientes alrededor del mundo.